Blog de Seguridad Informática

Introducción para Entender Mejor los Certificados SSL/TSL y su Impacto en Nuestra Página Web

Entender Mejor los Certificados SSL

Desde que Internet hizo su entrada triunfal en nuestro mundo, se ha caracterizado por ofrecer numerosas ventajas y facilitar a los usuarios el acceso a información, servicios, bienes, artículos y productos, así como brindar una innovadora comunicación entre el cliente y el servidor, dejando de lado por ejemplo, las largas filas en los puntos de venta, el recorrer grandes distancias buscando lo que necesitamos o el riesgo de traer grandes cantidades de dinero en nuestro bolsillo para adquirir algo.

Aunado a ello, Internet así como representa una de las opciones más viables de conseguir el éxito de una empresa, también puede provocar el fracaso de la misma. Esto debido a que así como se han llevado a cabo descubrimientos que propician el desarrollo del comercio electrónico, también se han implementado diversas tecnologías para afectar los porcentajes de este tipo de venta, como son el caso de los cibercriminales o hackers, quienes a través de diferente mecanismos logran interceptar los datos que se comparten en Internet para comercializar con ellos o extorsionar.

De ahí que las entidades encargadas de facilitar los procesos de compartir información sensible en Internet y de sitios de comercio electrónico, han implementado distintas herramientas con el único fin de que el cliente no se vea envuelto en engaños o fraudes por parte de ciberdelincuentes, quienes aprovechan las vulnerabilidades o desconocimiento de los usuarios y logran hacerlos caer en falsos sitios o copias de los mismos.

Surgimiento de los Certificados SSL

Los certificados SSL son los archivos digitales que contienen códigos elementales para la protección de los datos compartidos en los portales electrónicos. Por un lado, brindan la satisfacción de autentificar y verificar que el sitio sea original y el que se dice ser, otorgando la información necesaria acerca de quienes manejan y administran el sitio, ya sean los datos correspondientes a una persona o a una empresa. Elemento con el cual podremos contactar con dicha persona o empresa para eliminar cualquier riesgo de que el sitio no sea oficial.

Por otro lado y, de igual forma ofreciendo al cliente el beneficio de proteger su información privada, los certificados SSL conllevan ciertos protocolos que tendrán como fin la encriptación de los datos. ¿Qué quiere decir esto? Que los datos que se compartan en las plataformas de Internet, solo podrán ser consultados, editados, manipulados y manejados por la parte correspondiente, ya sea el emisor o el receptor, pero solo ellos dos.

La utilización de los certificados de seguridad es cada vez mayor, ya que según encuestas realizadas a diversas empresas, alrededor del 57% de todos los encuestados señalaron que les asusta o preocupa el compartir datos en Internet, ya que son muchos los casos donde por errores mínimos en la implementación de las medidas de seguridad, se perdieron millones de dólares, además claro de la integridad de las personas.

A lo que nos ayuda el poner en práctica este elemento, va con relación a las siguientes acciones:

  • Proteger los datos que brindamos en formularios y páginas en Internet
  • Cuando enviamos y recibimos correos electrónicos
  • Implementar seguridad en las redes intraempresariales
  • Garantizar a los servidores para que no sean vulnerados por hackers
  • Garantizar y proteger los datos que se envían a través de equipo o dispositivo móvil

Pero entonces, ¿Qué es lo que hace al certificado SSL una herramienta fundamental contra los posibles ataques de los cibercriminales?

Sencillo, es gracias a sus llaves de seguridad que se logra una barrera funcional contra las miradas de entes extraños y ajenos a la transacción que se está realizando. Pongamos un ejemplo, si nosotros queremos guardar lo que para nosotros es muy valioso, lo pondremos dentro de una caja fuerte, misma que será resguardada con una clave de seguridad. Si por algún motivo nosotros queremos que otra persona acceda a lo que ahí se guarda, será necesario que tenga esa clave. Esto mismo pasa con los certificados SSL, al acceder a un sitio que los contenga, el usuario y el servidor comparten dos claves con la cual se garantizará la seguridad de los datos.

Las dos claves corresponden a una pública y a una privada, mismas que solo ellos dos tendrán. La pública corresponderá al elemento que vuelva el mensaje indescifrable a la hora de comenzar su camino en la Red, mismo que podrá traducirse con la clave privada y la cual se conseguirá por la otra parte en contacto con la transacción. Es decir, si yo envío mis datos a través de una plataforma con certificado SSL, nadie más, además de la parte a donde envío mis datos, podrá entender o abrir lo que comparto, puesto que solamente con la llave privada que nace del certificado SSL se podrá llevar a cabo la lectura.

Por esto mismo, también debemos de conocer los diferentes tipos de certificados que existen, puesto que son diferentes las medidas que nos otorgan. En primer lugar tenemos los certificados con autovalidación, los cuales son generados por las mismas empresas o administradores y no contienen los beneficios que los que generan las autoridades de certificación. En segundo lugar están los de nivel básico, los cuales garantizan el dominio, o sea, que se conozca quién es el dueño, mas no que se compruebe que el propietario es quien maneja el sitio. Por último y, el más importante, el generado por una autoridad de certificación, mismo que contiene todos los elementos de autentificación y respaldo para el comercio electrónico.

Pero, ¿Cómo saber si un sitio contiene estos certificados y el tipo de los mismo para así poder compartir mis datos de manera confiable?

Para identificar el uso de este elemento en las plataformas que encontramos en Internet, bastará con lo siguiente:

  • Siglas HTTPS al inicio de la dirección URL: El protocolo HTTPS es aquel que ofrece un canal seguro por donde viaje la información de los usuarios y no sea interceptada por hackers o cibercriminales.
  • Ícono de candado: En la misma barra de navegación, a un lado de la misma, encontraremos un ícono en forma de candado, misma donde se contienen los datos del sitio y de quien lo maneja, su caducidad y tipo.
  • Sello de seguridad: Según la marca que alijamos para protegernos, por ejemplo Symantec, encontraremos un sello de la marca que respalde que el sitio está protegido.
  • Barra de navegación verde: La barra donde se contenga la URL se tornará hacia un color verde, lo cual nos avisará que el sitio está protegido.

Tenga en cuenta que al tener en nuestra plataforma este elemento, hará que los clientes se sientan confiados de realizar transacciones en nuestro sitio, aumentando con ello nuestra popularidad en el mercado y la garantía de que todo esté protegido. Implemente en su sitio el Always on SSL, elemento que es fundamental para una estabilidad en el mercado y la elección de los usuarios, además de romper los estándares y porcentajes negativos en materia de seguridad digital, lo cual le arrojará excelentes resultados.

Samuel Noriega Certsuperior

Samuel Noriega es un experto en tecnología y marketing digital. Síguelo en Google o en LinkedIn

Comentarios