El Salario Mínimo Incrementaría La Productividad – Certsuperior
55 5985 - 5000
Av. Santa Fe no. 170, Col. Lomas de Santa Fe,CP. 01210
El Salario Mínimo Incrementaría La Productividad – Certsuperior
CertSuperior Banner

El Salario Mínimo Incrementaría La Productividad

No es un tema nuevo el salario mínimo en México, al igual que todos los entes que entran en contacto con él. Un ejemplo de ello sería la esperanza diaria en la que viven los mexicanos de que los salarios mínimos incrementen a números más dignos de lo que hoy en día es. Podríamos hablar que desde hace ya 30 años hemos estado en esa constante lucha donde caemos bajo el yugo del mercado y políticas que no solventan resultados favorables a nuestra causa.
Justamente, es por esas políticas que no podemos ingresar a un puesto digno dentro de los países productivos y remunerados. Hemos vivido alternancia en el gobierno federal y el tema sigue pendiente. El partido político que logró esta alternancia y gobernó doce años se ha dado cuenta del error cometido, una vez que fue relevado del gobierno. Nunca es demasiado tarde para intentar reparar olvidos, pero al parecer ni el actual ha hecho algo al respecto. En la larga e infructuosa búsqueda de las bondades del mercado se han dicho, y se repiten ahora, promesas de crecimiento económico.
Patricia Mercado, señala que de acuerdo con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) la productividad laboral de México tiene un crecimiento modesto durante los últimos 15 años que, sin embargo, es de las más altas en América Latina y contrasta con el salario mínimo más bajo. La productividad laboral de nuestro país se compara con la de Chile, por ejemplo, pero el salario mínimo sólo es comparable con Nicaragua y Bolivia. Pongamos como ejemplo el caso chileno, donde en 2013 su productividad sumó 20 mil dólares y su salario mínimo es de 366 dólares, mientras que México, con una productividad similar tiene un salario mínimo de 112 dólares.
Si queremos establecer un impulso en la productividad y por ende mejores prestaciones a nuestros empleados, primero hay que luchar por lo que por derecho debemos de tener. Con ello lograremos no solo una vasta competitividad en la producción, sino que también el tan esperado respaldo de las entidades federales y los apoyos que ansiosos hemos esperado.