Nuestra Realidad Cibernética – Certsuperior
55 5985 - 5000
Av. Santa Fe no. 170, Col. Lomas de Santa Fe,CP. 01210
Nuestra Realidad Cibernética – Certsuperior
CertSuperior Banner

Nuestra Realidad Cibernética

La intercomunicación y la constante violación de la vida privada han generado que ciertos grupos sociales se difuminen en la red. Partiendo de esta separación, existen grupos que han tomado cierta obsesión o adicción por diversos medios en la web. Lo alarmante aquí no es el tiempo promedio que la gente pasa en redes sociales en su trabajo (de 2 a 5 horas al día), sino el crecimiento que está teniendo estos números. El uso de las redes sociales se incrementó en un 25%, con una audiencia única de 87.3 millones de usuarios. La mayoría de las adicciones en línea pueden ser atribuidas a la satisfacción de necesidades que pueden verse frustradas en la vida real. Sin embargo, cuando ya está de por medio el trabajo, puede verse afectada nuestra seguridad.
La tecnología controla ya sistemas críticos como las rutas aéreas, las redes eléctricas, los mercados financieros, las armas militares, los trenes, los semáforos y nuestras líneas de comunicaciones. Computadoras se ocupan de otros aspectos de nuestras vidas toda vez que dependemos de los smartphones para despertarnos por la mañana, antes de que una aplicación encienda la cafetera en la cocina para tomar una dosis de cafeína en la comodidad del hogar, a una temperatura ideal, gracias a un termostato conectado a internet y diseñado para conocer las preferencias de los usuarios. Ahora sin contar todo lo que depende a la hora de querer realizar algo relacionado a nuestro trabajo. Ya que muchas veces guardamos o compartimos cosas muy delicadas que pudieran ser robadas.
Ahora bien, la implacable marcha de la tecnología requiere mejores medidas de seguridad para evitar que piratas informáticos entren en el sistema y estándares de programación más rígidos para reducir la posibilidad de fallos incapacitantes. En lugar de limitarse a dejar que la fiebre de la tecnología nos adelante e intentar ponerse después al día en términos de privacidad y seguridad, deberíamos incorporar esas cosas en los sistemas desde el principio.
Necesitamos ser un poco más inteligentes en la forma en que codificamos las cosas y administramos contraseñas, antivirus, el sistema y los usuarios.